RRAA.-

Publicado por Jorge Rizo,

Cubrir el paisaje publicitario con un respiro de anonimato bicolor. El dominio de los tonos pastel en formato gigante. Encontrando la ubicación perfecta para enmascarar al medio que paga por su crimen invasivo y repetitivo.

En esta entrevista mostramos algunas de las intervenciones de RRAA.- en Buenos Aires.

Hace algunos años trabajé en publicidad y sabiendo de sus trucos y todo el detrás de escena me resultaba atractivo, tentador y estimulante el volver en su “contrasentido”. No es que tenga algo contra la publicidad, ni contra las marcas. Sí podría decir que tengo algo con algunos de sus mensajes y con su continuo bombardeo sin tregua en todos lados. Y es por eso que busco, valiéndome de mi arte como herramienta, generar una pausa entre tanto impuesto.

Las intervenciones tienen que ver más con una reflexión sobre la saturación publicitaria como contaminación visual y no tanto sobre un protagonista o una publicidad en particular. Pero no encuentro sentido en la irrespetuosa repetición con la que se manejan en muchos casos. El asunto se transgrede cuando, sin consulta previa, se te estampan en la retina del ojo a cada cuadra de la ciudad, por arriba y por abajo.

La selección resulta de diferentes variables. Cada caso es individual. Pero definitivamente la ubicación, el tamaño, la densidad de tránsito ante el cual está expuesto son parte de esas variables de las que te hablaba.

Los colores, de momento y desde casi el inicio del proyecto, son sólo dos. Un celeste y un rosa. Ambos en tonos pasteles y surgieron a partir de algunas primeras pruebas que fui realizando. Comencé con amarillo (el color que tenía a mano la noche en la que realicé la primera intervención). Luego probé algunos tonos dentro de ese color y más tarde incluí el rojo y el azul. Ahí fue cuando me di cuenta que estos dos me convencían un poco más. Sin dudar decidí indagar ahí dentro. Desde el tono más próximo a un blanco hasta el más saturado dentro de sus respectivas “especies”.

En el recorrido fui buscando un tono que sincronizara lo más armoniosamente posible, entre los dos y a su vez con las variantes de fondos que se ven en las diferentes piezas publicitarias. El pastel recibió el doble tilde y ahí estamos.

RRAA.-
facebook.com/untalrraa
@rraa_

Share Button

Comentarios