Mercedes Baliarda

Publicado por Jorge Rizo,

Un proceso delicado, con un montaje que acompasa el desarrollo de la obra. En esta breve entrevista cuando le preguntamos a Mercedes sobre los secretos nos responde: “Los secretos son secretos! Es muy importante que así queden, sepultados” Bajo capas de transparencia que solo dejan ver una parte de su esencia. Algo que se guardó para ser expresado después, que vio su tiempo en un soleado jardín y ahora es ornato del recuerdo.

Estos pequeños secretos son como un sentimiento que se guardó y ahora es demasiado tarde para ser expresado.

El proceso es lento y delicado. Todo empieza cuando arranco una flor que luego aplasto en un libro y dejo que se seque un tiempo. Después la observo mucho, con luz, a través de la luz, con lupa…y la copio. La copio lo más exacto que me permite mi humanidad. Ahí converge mi memoria de la flor con la punta de mi lápiz a mina. De esa forma la flor se vuelve mía, me la apropio y le rindo homenaje.

Las capas de papel de calcar recuerdan a los libros que las aplastan, y a las trasparencias y superposiciones que se generan entre los pétalos una vez planas. Hay un vínculo entre el sujeto y el medio. Además, en las calaveras ayudan a generar profundidad sin perspectiva. En mi primer libro de artista es un juego, flores aplastadas por libros forman un libro de flores aplastadas.

La serie se llama “A través de ambos reinos para siempre”. Empezó en el 2009 con la influencia de las “Elegías de Duino” de Rilke, sobre todo la primera que me impacto mucho. También los memento mori del arte medieval. Quise hacer mis propios memento morí con su cuota de belleza y tragedia a la vez. Las ideas sobre lo sublime me atraían, leí a Burke y mire las pinturas del romanticismo alemán. La muerte también tenía un lugar importante ahí. A la vez me intrigaban las mujeres victorianas y sus dibujos botánicos. En ese tiempo vivía en Londres cerca de Mile End park, donde iba a arrancar florcitas silvestres que aplastaba, secaba en libros, metía dentro de diapositivas de 35 mm y coleccionaba en un álbum. Ese álbum supo ser mi cantera visual, los libros mi cantera de ideas.

El montaje es una parte más de la obra y surge naturalmente del campo de referencias que me acompaña en el desarrollo de la serie. Busco que el montaje sume y continúe con el ánimo con el que fue creada la obra agregándole alguna cápita más de entendimiento.

Presentamos parte de su portafolio:

Share Button

Comentarios