Francisco Peró

Publicado por Jorge Rizo,

El trabajo de Francisco nos lleva al paisaje interminable, a la fricción de los referentes en coincidencia. Con amplios formatos y un proceso detallado, estos espacios compartidos generan una explosión dentro del cuadro, una miscelánea gráfica que no da tregua.

Día con día estamos expuestos a cientos de imágenes, de estímulos visuales, en donde la combinación de elementos es la forma constante de reiterar identidad.

Revisar las piezas de Francisco es un paseo por nuestro devenir, de la rutina agresiva y de las formas en que convivimos.

Para unir los elementos de mi trabajo centro mi atención en la fricción que se produce al unir dos o más elemento y/o ideas opuestas o en conflicto.

Para eso me gusta pensar a partir de aspecto poético que me aportan esos elementos, dejando mi trabajo más en un plano intuitivo y no en un trabajo narrativo.

Me interesa mucho jugar con el silencio que se produce en mis imágenes y que el ruido que se pudiese desprender de ella sea una consecuencia de una interacción de estos elementos.

Para continuar con la idea y respondiendo a tu última pregunta (Esta convivencia entre personas y animales adonde lleva) me gusta centrar esta serie en la manera en que el ser humano convive con su entorno y como tiene que asumir una conducta pasivo/agresivo con este.

En la pintura “territorio compartido” por ejemplo creo un escenario  ficticio en donde interactúan personas y animales.  Los animales están dispuestos sobre el formato con una actitud pasiva y las pocas personas que aparecen en el cuadro están grabando con cámaras de video. El acto de documentar en si es apropiarse del espacio compartido para otorgarle otro fin.

Por otro lado en “El sueño de la casa propia” conviven tres imágenes en una, la primera es la silueta de una golpiza de la policía sobre unos estudiantes en una marcha de protesta. La segunda son una serie de animales que componen la silueta en la cual estos animales están casando o peleando entre si. En un estado de violencia pero determinada por la naturaleza misma. Y la tercera imagen corresponde a una serie de slogan de marcas en conflicto con la sociedad o el medio-ambiente tales como Monsanto, coca-cola, Shell etc… El fin es la repetición de una idea repetidas veces para acentuar la idea o sensación de aludiendo a la idea de “tener” en vez de “ser” como modelo de vida.

Me gusta pensar en que cada pintura tiene autonomía de las otras y que al demorarme mucho tiempo en hacerlas, las nuevas ideas sean un producto de mis propias vivencias y opiniones gestadas en ese tiempo.

Desde chico que siempre me llamo la atención la figura de los soldados, Mi primera aproximación a ellos fue a través del juego, la segunda fue ver televisada la guerra del golfo pérsico y luego en adelante una mezcla entre realidad, ficción, espectáculo y política de esta.

En mi trabajo busco crear esta contradicción entre el niño que juega a la guerra y la guerra real, hacer un juego entre lo bello y lo feo, lo inocente y lo crudo.

Por ejemplo en mi pintura “reflejo de sí mismo” hago coexistir a tres soldados en actitud de militar a tres militares sacados de contexto saltando en una cama elástica.

Y en “Paradoja de la estrategia” utilizo a un arsenal militar asemejando a un adolescente cortejando a una mujer.

Para mí la idea es apropiarme de manera consiente de los elementos y usarlos como me sea conveniente para decir lo que quiero, pero nunca desde un plano narrativo, si no que sea la poesía de la que hable al intelecto.

Share Button

Comentarios